La sesenta y cuatroava potencia

Nintendo 64 con el mando de control de serie.

Siempre he sido fan de Nintendo. Nunca me ha atraído la idea de ser fan de un grupo de música o de una marca de ropa o de helados. Pero curiosamente soy, sólo en este caso “fan” y además incondicional, de esos que no piden nada a cambio… Soy feliz así, tan idiota…

Seguir leyendo “La sesenta y cuatroava potencia”

Anuncios

Menudo es el cerebro de estos bestias

Brand para el packaging de la consola Super Famicom.

Hará unos 20 años –si no más- que los maravillosos Reyes Majos nos trajeron a mi hermano y a mí una Super Nintendo, un Cerebro de la Bestia, así, sin más. La emoción que me embargó podría haber sido similar a la del chaval que se hizo famoso por bailar en la cuerda floja de la locura tras gritar de alegría por haber recibido una flamante Nintendo 64 en las mismas fechas -solo que diez años más tarde que yo-. Yo no grité con ese desprecio por la integridad de los oídos ajenos, con ese desbordamiento orgánico en cascada que casi le lleva al manicomio… pero fue un sentimiento similar o mayor. Es algo que hay que liberar, es la genética del buen friki lo que te obliga a hacerlo y animo a la gente que lo haga, al menos, una vez en la vida. Se liberan muchas cosas buenas… Regalaos algo bueno, algo que hayáis deseado con todas vuestras fuerzas -esfínter incluido- y experimentadlo.

Seguir leyendo “Menudo es el cerebro de estos bestias”