Experimentar el Universo

El dinamismo de dos puntos.

Buenos días. Me he dado cuenta de que pasear a eso de las ocho y media de la mañana por la calle, tiene varias consecuencias. La primera es que después de salir del metro uno se va despejando gracias al viento invernal, y la segunda es que gracias a este procedimiento – el helado despertar -, uno se percata de cosas que ya me habían comentado hace tiempo, pero no es lo mismo verlas que tenerlas delante. También es posible que uno esté mas receptivo unos días que otros – doy fe de ello -. Imaginaos… pensar en la universalidad a estas horas… Si es que cuando me aburro…

Como digo, esta mañana me he percatado de un aspecto fundamental, que ya estoy bastante harto de nombrar: la universalidad. Si, ese concepto que parece tan grande e inabarcable como su propia definición. ¿Qué es lo que visto esta mañana?… pues no he descubierto nada nuevo, aparentemente. Sólo me he fijado en los gestos de la gente. Fijaos. Resulta que a una altura determinada de la calle Fuencarral, me he topado con una chica, de no más de treinta y tres años, calculo. Me pareció que era latinoamericana y, como digo, salía del portal, presumiblemente para acompañar a su hija a la escuela. Mi sorpresa fue la siguiente: se santiguo según pisaba el suelo de la calle. Este gesto ya se lo he visto a más gente, entre otras personas, a mi abuela de ochenta y tantos años. Me diréis que estos gestos son normales en estos modelos culturales -mi abuela y esta chica-; personas que provienen de unas tierras en las que la religión católica está muy presente. Y os diré que tenéis razón, y además añadiré, casi con independencia del mensaje de esa religión. Pero lo que me choca un poco es que, a pesar de su origen territorial, esta chica pertenece, en teoría, a una generación joven que tiene otros valores. Esto me ha hecho meditar sobre la influencia de determinados aspectos culturales en la vida de las personas. No voy a discutir nada en torno a la validez de una religión determinada porque no es mi labor ni es el objetivo de esta bitácora. Hablaré un poco sobre los símbolos.

Es impresionante la influencia que dos líneas perpendiculares ejerce sobre la gente. Me refiero, lógicamente a la cruz latina, ese símbolo que nos habla de la historia de una persona determinada. Si, el mensaje es potente, pero ¿nos hemos parado a pensar un poco en el por qué? La historia de este profeta nos habla de aspectos determinados de su vida, pero sobre todo nos habla de su “forma” de morir y de lo que ello implicó en esa época y presumiblemente en la actualidad. Estoy diciendo que en determinados casos parece que la forma complementa de forma indiscutible a la función del objeto (cruz). ¿Tendría el mismo efecto en los creyentes de esa religión que la forma de morir de este profeta hubiese sido otra? buena pregunta para ser respondida. No soy antropólogo pero creo que la imagen desprendida de este hecho no sería la misma en intensidad si se hubiese hecho de otra forma, si el símbolo formal resultante fuera otro -un círculo, por ejemplo-. Inmediatamente después de ver a esta chica hacer este gesto, seguí andando rumbo al estudio, y me encuentro con otro gesto. Una señora se llevaba la mano a la nariz porque se le caía el moquillo; inmediatamente después sonaba un ronquido que impedía que la sustancia diera al traste con su imagen y compostura. Este gesto, aparentemente menos decorativo que el de marcarnos con una cruz al salir de la calle, es más universal -todos tenemos miedo de parecer unos mocosos- porque formalmente es más sencillo de trazar -nos llevamos una mano a las narices, rápidamente- y a nivel de concepto es tan potente como el mensaje de la cruz. Los dos nos hablan de un sentimiento muy primitivo: el miedo. En este caso, miedo a hacer el ridículo en una sociedad en la que la imagen es más importante a veces que coger un pañuelo por higiene, y miedo a que el supuesto dios nos castigue por no acordarnos de él en determinados momentos. Estos dos gestos nos hablan de algo muy importante: la universalidad de la línea y del punto.

Ya hemos hablado sobre la influencia que determinados movimientos artísticos -de stijl, constructivismo, etc…- ha ejercido en las personas desde hace tiempo, sobre todo en épocas convulsas. Yo creo que esa influencia ha venido dada porque estos movimientos basaban su existencia en la propia existencia. La naturaleza, los gestos de la gente, los edificios… la raíz de todo. Y en que la existencia del hombre peligraba. Se hicieron experimentos fotográficos que describen el movimiento de las personas, de hasta que punto somos puntos y líneas (mirad nuestro cuerpo humano por dentro y por fuera) y se crearon obras pictóricas que describen el dinamismo de una persona bajando escaleras. No me cabe la menor duda de que todo se constituye y se crea gracias al punto, y al desplazamiento de este por el espacio (línea). Por eso los gestos más humanos son tan fuertes a nivel conceptual. Desde luego, está demostrado que los diseños más simples -no confundir con simplismo- son los más efectistas y los que más influyen en la colectividad. La historia, nuestra historia, está cargada de estos símbolos.

Por otro lado me acordé de que alguien dijo, o creo que lo leí, que pensar que en el Universo sólo estamos nosotros es de ser un tanto egocéntrico. Y tampoco voy a entrar en discusiones sobre si hay vida en las estrellas o no. ¿A que viene esto? ¿Me he puesto un embudo en la cabeza? Os prometo que no. Sólo diré que inmediatamente después de contemplar a estas dos personas hacer su vida diaria, me acordé de que para llegar a ver esos momentos tan humanos en la calle Fuencarral, he tenido que trazar una línea desde mi casa. Y en ese mismo momento me he acordado de la sonda Pioneer 10, lanzada al espacio el 2 de marzo de 1972 (1). Esta sonda fue lanzada con un propósito tan universal y sentimental como es el miedo de saber si de verdad estamos solos. Fijaos si tenemos miedo, que los técnicos espaciales de la NASA incluyeron en el escaso equipaje de la sonda una placa de oro con jeroglíficos (2) que intentaban ser tan “universales” como para que cualquier raza de seres inteligentes pudiese interpretarlos y encontrar nuestro planeta -aún sabiendo que los gestos/comportamientos de cualquier ser también pueden ser catalogados de universales: amistad, hostilidad, etc…-. Y si miramos la placa veremos un baile de líneas geométricas importante: círculos, líneas rectas y curvas que hablan de nuestra localización geoespacial, de nuestro tamaño -altura con relación a la sonda- y de los planetas de nuestro sistema solar. Todo expresado, como digo, con líneas circulares, rectas,… todas ellas cargadas del mensaje de nuestra existencia, una especie de grito en plan: ¡eh, que estamos aquí!. Y no se ha escogido ningún otro sistema, no se ha pensado en mandar un archivo de voz, de imagen o un archivo de números, no -también considerado lenguaje universal, no los números árabes que empleamos, sino la simple representación de los mismos a través de puntos, círculos o rayas, como en civilizaciones más antiguas que la actual-. Se eligieron las líneas y los puntos de un simple dibujo. Una forma física, representativa, expresiva y que presumiblemente perdurará mucho más en el tiempo y el espacio.

Así que, si se ha elegido este sistema de representación para mandar el mensaje definitivo, ¿por que no dejamos de sentir miedo a la historia del diseño y nos planteamos relajarnos en su mundo, en lo que ha dado frutos- la línea y el punto, movimientos artísticos, etc…-. O dicho de otra manera, ¿por qué no nos entra miedo cuando no hacemos caso a movimientos artísticos que se han configurado básicos para el desarrollo intelectual y cultural? Hombre, no sabemos a ciencia cierta si el mensaje de la Pioneer 10 ha sido recogido, pero aquí en nuestro planeta-hogar si se ha demostrado que el sistema funciona. ¿Te imaginas…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .